Archive | Maio, 2011

Opinando sobre Lotina

24 Mai

Os xornalistas Omar Bello e Miguel Pardo opinan sobre Lotina logo de que o adestrador vasco anunciase a súa marcha.

 

Gracias, pese a todo

Siempre que hablo de Lotina, no puedo evitar ser bipolar, y más desde el pasado fin de semana. Me explico. Soy del Dépor desde que tengo uso de razón, y Lotina es el entrenador del descenso, el primer descenso, y espero que último, que yo he vivido. Toda la culpa no es suya, claro que no. El sábado descendimos todos: directiva, cuerpo técnico, jugadores, periodistas y afición, aunque la hinchada sea de Champions. Todo el mundo tiene su grado de responsabilidad y de culpa. Pero unos más que otros. Y creo que Lotina tiene gran parte de ella. No supo formar un equipo lo suficientemente competitivo para mantener la categoría, y creo que había plantilla para más. Tal vez no para mucho más, pero sí para seguir en Primera. Él mismo dijo que no cree que su plantilla esté entre las tres peores de Primera. Ese era, y es, su gran defecto. Habla mucho con la prensa. Para los periodistas, lo admito, es un chollo. Para el club, no tanto. Creo que Lendoiro estaba con el corazón en un puño cada vez que hablaba en rueda de prensa.

Pero soy bipolar cuando hablo de Lotina porque, pese a todo, siempre le estaré agradecido. Empecé a trabajar en prensa deportiva, concretamente en Radio Marca, justo cuando él llegó al Dépor, en el verano de 2007. Y si algo ha demostrado es que es una persona genial, un tipo al que realmente merece la pena conocer, aunque solo sea a nivel profesional, como en mi caso. No sé quien será el nuevo entrenador, pero seguro que no será mejor persona que Lotina. Como mucho, igual de buena. Ojalá.

Omar Bello

 

Culpa, pero non toda

El Deportivo desciende tras veinte años consecutivos en Primera. Lo hace como lo hicieron en estas dos últimas décadas equipos como el Atlético, el Betis, el Celta, el Zaragoza o el Sevilla. Nada anormal. Duele, por la forma, pero nadie duda ya que podía ocurrir. Y Lotina, por supuesto, tiene parte de culpa. Pero no toda.

Desde principio de temporada la figura del entrenador ha sido la excusa perfecta para todo. Se le ha atizado por los fichajes, como suponiendo que eligió a Saúl, Desmarets o Míchel cuando el club le había presentado una lista con Cazorla, Iniesta o Xavi. Fue blanco de las críticas por sus continuas dudas (que sí, son excesivas), como si no las hubiese tenido cuando salvó al equipo con holgura. Y se le ha acusado de empeorar el juego del equipo (cierto) obviando que en las últimas temporadas perdió a Lafita, Verdú, Coloccini, Filipe o Xisco. Casi nada.

Porque Lotina ha cometido muchos errores. El primero, y más grave, renovar una temporada más después de tres campañas brillantes. Y quizás se ha visto superado en un año que, como se ha visto, ya no era el suyo.

Pero saben (y sabemos) que podía haber hablado. Y mucho. De los graves errores estructurales del club, de la pérdida continua de potencial, del tránsfer de Javito o de aquellos que lo traicionaron desde dentro. Pero se ha callado lo que otros, con mucha mejor plantilla, airearon a las primeras de cambio. Aguantó y el resultado fue pésimo. Y eso será lo que quede. Merece críticas, pero no más que la directiva y los jugadores. Eskerrik asko.

Miguel Pardo

 

 

Fútbol e sentimentos

9 Mai

O deportivismo vive unha difícil situación. Como é ben complicado explicar, divagar ou escribir sobre o que sente unha afección nestes momentos, nada mellor que deixarlle a ela que se exprese. O texto que vai a continuación é a reflexión que un seareiro deixou no Facebook tan só uns minutos despois de baixar do bus que o levara a Xixón a animar o seu equipo. Chámase Rubén. Sobran máis comentarios.

“Ayer fuimos víctimas de un atraco. Hemos llorado por enésima vez, nos hemos preguntado ¿¿¿POR QUÉ??? Pero no hemos buscado justificaciones absurdas en Villar, en su primo, en Cajastur o en Central Lechera Asturiana. Tragamos saliva y sacamos fuerzas para jalear y que el equipo salga de donde está por la falta de vista de un árbitro y un linier un sábado por la tarde. Hemos aguantado los gestos antideportivos de un jugador rival, pero hay que ser realistas: esto no es el Madrid-Barça y en unos días solo nosotros nos acordaremos. Los lloros terminaron ayer, ahora hay que mirar para delante, aunque se vea oscuro. La parte buena es que quizás hemos servido de ejemplo para algunos…O no”.