Archive | Xuño, 2010

Y España tenía “Plan B”

29 Xuñ

Mar Barcón – Portavoz da Executiva do PSdeG

Plan “B”, y “C”, y “D”… España demostró esta noche, frente a Portugal, por qué es la Campeona de Europa, cuál es el elemento que la diferencia de aquella Selección con grandes jugadores que siempre salía por la puerta de atrás de las competiciones internacionales. Porque tiene estrellas, calidad, potencia, inteligencia… y opciones. Ahí radica la diferencia. España puede ganar moviendo el balón hasta el aburrimiento, tocando y tocando por el interior, con los jugones, o al contragolpe, tirando de extremos y con un delantero centro a la vieja usanza, como Llorente, de esos que se parten los dientes para cabecear todo lo que les llega.

España tiene “Plan B” porque cada una de sus líneas le ofrece unas posibilidades cuasi ilimitadas, pero también porque tiene un entrenador capaz de leer un partido como pocos, fiel a su estilo pero también lo suficientemente listo como para comprender cuándo ha llegado el momento de cambiar de opción. Del Bosque es así.. Capaz de mantener a Capdevila y luego reivindicar el magnífico partido que ha hecho el ex deportivista – “hoy han triunfado los menos famosos” – a pesar de las críticas que recibió en los enfrentamientos anteriores, pero también consciente de cuándo tenía que sentar a Torres – la niña de sus ojos – y darle una oportunidad a Llorente, ese grandullón de apariencia germánica que nos devuelve a los delanteros puros de antaño. Lo cambió, y acertó.

Claro que, además de su cambio, Del Bosque tenía otro “as” en la manga.. Iniesta. Hoy, ese muchacho tímido, con color de mala salud, volvió a dar un recital de para qué sirve el balón, de qué significa “abrir el campo” y de dónde hay espacios sólo por él conocidos.. Iniesta tomó la batuta sin temblarle la mano, consciente del marcaje al que someten a Xavi y de que podía apoyarse en las recuperaciones y los pases de Xabi, “con B”. Alonso volvió a ser imprescindible en el corte, en su posición, en la capacidad de marcar un territorio inexpugnable para los portugueses.. De esta alianza y de la prolongación hacia Villa nació la victoria española.. La roja se sacudió el muermo al que la sometía la selección lusa, que intentaba dormir el partido fiándolo todo a una genialidad de Cristiano Ronaldo. Costó pero llegó. Cincuenta y pico minutos tardó España en despertar del hechizo, pero cuando lo hizo llegó una y otra vez con peligro; desde que Llorente entró, el gol era sólo cuestión de tiempo.

La combinación ganadora hizo justicia a los que pasarán a la memoria colectiva como los “jugones”: Villa, Ramos y el gran Iniesta.. pero el partido se solucionó, en buena parte, en las botas de los que tienen más oficio que neones y en la humildad y el realismo de un seleccionador capaz de “dar su brazo a torcer”. Enfrente, Portugal ofreció lo que le deja Queiroz: intensidad defensiva, contraataque y un ritmo capaz de adormecer al mismísimo Lippi. Nuestros vecinos han puesto fin hoy a más de ocho meses sin encajar un solo gol, pero da la impresión de que los portugueses atesoran más clase y poderío del que su entrenador les permite mostrar. Quizás con un poco más de arrojo o generosidad, Portugal hubiera llegado más lejos, porque da la impresión que los Almeida, Costa, Simao o Ronaldo dan para más…

Cristiano abandonó el campo lamentándose de nuevo. Quizás CR9 echa de menos un sistema menos cicatero en el que él no sea una especie de “Llanero solitario” a la espera de un balón providencial. Cristiano llegó al Mundial empeñado en demostrar lo imposible: que él es, al menos, tan bueno como Messi.. Se va sin nada en el zurrón, como no sea una goleada anecdótica contra un grupo de jugadores de nombre impronunciable. Mientras tanto los Messi, Forlán, Robben, Müller, Xavi, Villa o Iniesta velan armas para los cuartos de final.. Seguro que él es un grande, pero su equipo juega como el Alcorcón, que un día eliminó al Madrid pero está en Segunda División. Seguro que Queiroz es un gran entrenador.. pero hoy se va a casa y Del Bosque se queda, al menos unos días más.. es sólo una cuestión de opciones.. de Plan B.

Un campionato mediocre

28 Xuñ

Rafael Cuiña

Que queren que lles diga? Estou realmente feliz de que no torneo siga un representante do African Power chamado Ghana. Unha selección de enorme potencial físico e considerable nivel técnico, que ogallá chegue lonxe nun campionato mediocre no que destacan máis os erros dos referies e os gardaredes que os acertos dos dianteiros. Cando un observa ese conglomerado de talento que é a Arxentina, de metade da cancha cara arriba, sorrí e senta diante do sofá agardando a xenialidade do Apache Tévez, a consistencia goleadora do nunca recoñecido Higuaín, ou o destape do tarro das esencias dese fenómeno criado na Masía catalana chamado Messi. E sinto a pronta eliminación da escuadra de Capello, pois aínda que non sexa un fútbol preciosista, nin excesivamente agradable para a vista do espectador, sempre agardo os éxitos da coherencia dun gañador como o adestrador italiano, xa perseguido polos tabloides británicos que buscan esfolar a calquera individuo que poida producir rendemento no papel amarelo. Será que estou convencido que fun irlandés nunha vida anterior, e gústame que un no nato inglés comande a selección dun país co orgullo desmedido como é a Inglaterra da súa maxestade. Seguen –decisións arbitrais á marxe- con paso firme os panzer alemáns, e marcharon para a fermosa Italia, os vellos campións da Azurra, lambendo unhas feridas previsibles por ir sen medios a un campo de batalla que xa queda grande para as súas vetustas e castigadas pernas. E que non… que non me convence España. Prometo denunciar a quen importe cara a península ibérica ese aparato do diaño de cuxo nome non me quero lembrar, nin publicitar… que fai insoportable a transmisión dun evento do que agardamos moito máis. Ou non?

O fútbol, ese fermoso deporte

27 Xuñ

Miguel Pardo

Quizais por iso o fútbol é o deporte máis popular do mundo. Porque ás veces, como onte, concede momentos históricos que nin o mellor guionista do mundo podería soñar. 44 anos despois, Alemaña serviu en prato ben frío a vinganza daquela final de 1966. Daquela, un gol que non foi deulle o seu único título mundial a Inglaterra ante os xermanos. Onte, un gol que si foi pero que non deron, rouboulles aos británicos a posibilidade de empatar un encontro que empezaron mal e acabaron moito peor. Ningún dos protagonistas do campo nacera daquela, pero todos regresaron ao pasado por un intre. Fantástico.

Corea do Norte: Arte e belicosidade no paralelo 38

15 Xuñ

Pablo G. Mariñas

Hoxe, case medio século despois, Corea do Norte segue e ser unha incógnita futbolística. Ninguén sabe moito deles e do seu xogo. Especúlase con que son moi frouxos en ataque e meramente defensivos. Creatividade no medio do campo, pouca ou nula. Mesmo a súa figura é o seu gardamallas Hang Yong Jo, fundamental na súa clasificación para este Mundial, logo de empatar sen goles en Riad contra Arabia Saudí, á que condearon a repesca. E o seu adestrador, Kim Jong-Kun, din que destaca tamén pola súa orde defensiva; aseguran que impón tácticamente un abafante catenaccio asiático, pero con máis sacrificio e velocidade, para sair logo ao ataque. Nada novo nos equipos débiles, confiados á sorpresa e á ratería futbolística, que ás veces da resultado. Pouco máis. Mais o certo é que todo son suposicións sobre unha selección grandemente descoñecida, que está fóra da globalización futbolística, sen xogadores en Europa, e que, por iso, resulta se cadra máis perigosa. Penso que Brasil non deberá confiarse. Corea do Norte ten, a marxe do futbolístico, un ben gañado pedigrí de dureza e belicosidade como país, e como xente, que é o que agora importa. Situados entre a chinesa Manchuria e o Xapón, afrontaron numerosas guerras dende o século XVI, tamén entre deles. Os que peiteamos canas recordamos aínda as películas americanas sobre o conflicto dos anos 50 entre as dúas Coreas, a do norte e a do sur, co xeneral Mc Arthur como protagonista e o paralelo 38 como símbolo dunha fronteira conflictiva e dubidosa, entre bos e malos, como entón nos dicían nos medios oficiais do NODO doutro xeneral, éste nativo de Narón, non de Pyongyang. E lembramos tamén o acordo de reconciliación do ano 2000, firmado polos presidentes de ambolos dous países da península coreana e os esforzos de boa vontade de cambio do Goberno do Norte. Pero non esquecemos que hai ben pouco tempo os do norte afundiron, ao parecer, un buque de Corea do Sur, provocando cun torpedo letal a morte de ducias de soldados. O conflicto volvía renacer. Teño para min que Corea do Norte non é o mellor rival que lle puidese tocar a Brasil. Samba e bosanova son armas dilectas e delicadas, sensitivas, que poden ter dificultades para bater a disciplina militar latexante nun equipo estaxanovista. En calquera caso, o actual Brasil non é un equipo frouxo e fráxil. Confiemos en que, con todo, a maxia do tutbol sexa quen de templar os caracteres e deixar que, sobre o tapiz verde do terreo de xogo, triunfe a arte sobre a guerra e saquemos todos a lección proveitosa do deporte, como loita leal entre adversarios, non entre enemigos.

Un Mundial de fútbol marcado polos erros

15 Xuñ

Rafael Cuiña

“El mundial, los grandes del balón se tienen que enfrentar” cantaba Plácido Domingo no himno ad hoc do mundial de España. E agardemos que pronto sexa así porque de momento no que vai de competición, xéranse moitas máis novas polos erros dos gardaredes que polos acertos dos dianteiros. Xa falábamos do aguerrido do grupo de Francia e vaise confirmando, e a evolución no seu fútbol de Alemaña, cun estilo de toque comandados por Ozil, un xogador que me fai lembrar ao mellor Guti, mais este dotado de neuronas e sen grado de oligofrenia futboleira que criticar. Tanta mestura de razas no combinado xermánico pode supor un serio revés para os nostálxicos da pureza da raza “aria”, mais semella ir camiño de engrandecer o seu fútbol, sempre tan competitivo, pero sempre tan mecánico.

A pesar do bo partido de Messi, non podemos falar nestes intres dunha megaestrela que estea destacando e que os clubes teñan xa apuntadas nas súas axendas, mais un alegrase do bo resultado de Ghana, porque pensa que o potencial do fútbol no continente negro é inmenso, e agarda a outras seleccións como Costa de Marfil, e Camerún. Teremos que agardar o debut dos irmáns portugueses e a canarinha, para ver o bo fútbol que garante case sempre o combinado español, xa máis coñecido como la roja que como afirman sen rubor dende esa canle progre chamada Intereconomía, non é máis que unha escusa para non dicir España… Ou non?

Alemaña: paso que arraso

13 Xuñ

Por se quedaban dúbidas: si, Alemaña é clara favorita para facerse co título do Mundial de Suráfrica. E certificouno pasando por riba da débil Australia (4-0) no seu primeiro partido. É a primeira selección entre as supostas favoritas que refrenda o seu postulado. Inglaterra sufriu para empatar –o denostado nas illas Green xa ten pasado á historia de grandes cantadas dos porteiros británicos–, Arxentina conformouse cun mísero gol –e na mellor dianteira do Mundial, tivo que marcar un defensa– e Francia tamén tivo que conformarse co empate. A España tócalle en dous días, dará a medida?

Noela Rey Méndez

Pasión Mundial por la redonda

11 Xuñ

Un Copa del Mundo de fútbol es un acontecimiento planetario que cada cuatro años hace que los ojos de ricos y pobres, jóvenes y ancianos, se fijen en un punto del globo. La tierra se hace más circular que nunca durante unas semanas.

Desde mucho antes de que la redonda ruede, la fiesta del fútbol está viva en las calles de medio mundo. El corazón de los aficionados vibra con cada golpe que le damos al balón. Si el que patea la pelota es Cristiano Ronaldo o un chaval del barrio es casi lo de menos. Todos llevamos un futbolista dentro y con el tiempo hasta un seleccionador.

El Mundial es un virus crónico que está latente y que hace que nos suba la fiebre cada cierto tiempo y únicamente en años pares. El demonio del balompié global tiene su particular anticristo en los impares. Los ciclos son una progresión numérica: 2-6-0-4-8-2-6-10. Si la sucesión fuese 4-8-15-16-23-42 daría para una serie de televisión, pero no es el caso.

Durante los próximos días nos plantaremos ante el televisor sin pestañear y no hará falta que sea el último capítulo de Lost. O mucho cambia la cosa, o el partido final del Mundial se llevará mayor share que los misterios de Perdidos. No hay humo negro que venza el encantamiento de la copa dorada.

Mientras el fondo de nuestra TFT del salón esté pintada de verde, nuestros latidos se sincronizarán con las vueltas del Jabulani. Las rayas blancas de tiza en el tepe de los estadios de Sudáfrica marcarán nuestra ruta. El fondo de las mallas es desde ya nuestro máximo objetivo. El fuera del juego malogra nuestas aspiraciones y la expulsión frustra nuestros propósitos.

Dicen que es opio para el pueblo. Un narcótico para las mentes que viene más que bien a los poderosos con la que está cayendo. Sudáfrica 2010 arranca en mitad de una tormenta financiera. Estamos sumidos en una crisis internacional que está haciendo temblar a las economías del primer mundo. La Copa del Mundo mueve dinero, construcción de infraestructuras, desplazamientos, alojamientos, entradas… Hace que gastemos incluso cuando no tenemos. Recuerdo que en mi casa compramos el primer video VHS para no perdernos nada de México 86. Con Sudáfrica 2010 mis padres estrenan pantalla plana. Pasan los tiempos y los consumos, pero el fútbol sigue ahí. Incombustible.

El fútbol socializa, iguala y hace tabla rasa. Ricos y pobres sienten por igual alborozo y decepción. Puede que en gradas diferentes pero con la misma meta: la victoria, el triunfo, el éxito. El fúbol une y enfrenta; separa y agrupa; hace masa e hipnotiza. El fútbol nos transforma hasta el punto de que la persona más educada se torna hooligan si le pitan un penaltie injusto a su equipo.

Habrá partidos que veremos en familia, otros con los amigos, de extranjis en el trabajo e incluso puede que alguno en solitario, cantando goooool!!! por lo bajini para que los vecinos no nos tomen por locos.

Apostaremos por un once y por un sistema. Hablaremos en clave para unos pocos que durante unos días se sentirán al margen del mundo. Deliberaremos entre las bondades de un 4-4-2 sobre un  4-2-3-1 o ante un 5-3-2-1. Discutiremos con el vecino de barra si el juego de la selección de Vicente del Bosque es mejor que el del Sabio de Hortaleza. Recordaremos los lamparones sudorosos del macho Camacho y debatiremos sobre cuándo dejamos de ser la furia para convertirnos en la Roja. Manolo el del Bombo seguirá golpeteando nuestros tímpanos con su eterno look rojo y gualda amén de su maxi-boina calada hasta el entrecejo.

Da lo mismo si vamos con la Roja, con la canarinha, con la tricolor o con el combinado nacional que sea, la pasión del gol suena igual en cualquier parte del mundo. La grada se llena de colorido y de griterío.

Como todo aquello en lo que los seres humanos ponemos sentimiento, el Mundial nos proporcionará momentos para el llanto y para la risa. Cualquiera de las dos puede ser de alegría o de tristeza. Lo que no nos quitará nadie, ni la crisis, es que vivamos al máximo la Pasión  Mundial por la redonda.

Silvia Carregal